¿Cómo elegir la pulsera correcta?

Para encontrar la naturalidad solo tienes que tener en cuenta algunos aspectos básicos:
  • Proporciones y ajuste
  • Estilo en general
  • El lugar al que te diriges

PROPORCIONES Y AJUSTE

La pulsera debe ser proporcional a tu medida y del tamaño adecuado.
Así pues, si tu muñeca es ancha, usa pulseras grandes y si es fina, pulseras pequeñas. Además, la pulsera debe quedar lo suficientemente ajustada como para que te resulte cómoda. Algunas pulseras, como las de cuentas que van sobre una banda elástica, son de talla única y su límite está en su capacidad de estiramiento. Las pulseras grandes y aparatosas de metal que van de arriba a abajo por tu brazo se estropean pronto. Todos los modelos que pesen mucho deben quedar ajustados, mientras que los más ligeros pueden tener más espacio. Cómo encontrar la talla correcta Para que la pulsera te siente bien tiene que quedar un poco de espacio libre entre la muñeca y ella… pero no demasiado, para que no se esté moviendo todo el rato de arriba a abajo por tu antebrazo o mano. Tienes que ser capaz de meter uno o dos dedos entre la pulsera y tu muñeca. Un buen truco sería que hicieras con tus pulseras lo mismo que con tus relojes; es decir, colocarlas bajo tu manga. Recuerda esto si vas a ponerte una pulsera gruesa, pues podría formar bultos bajo tu puño, o una que no quede a la altura de la manga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping cart